Bomberos procedentes de Sevilla, voluntarios en la organización Proem Aid, dentro del "Proyecto Lesbos", dedicado a socorrer y rescatar refugiados que intentaban alcanzar costas griegas en patera en la isla de Lesbos, fueron detenidos por autoridades helenas mientras ejercían labores de rescate, cumpliendo su cometido; salvar vidas.

Julio Latorre, José Enrique y Manuel Blanco, son los nombres de los tres bomberos acusados, que se enfrentarán a un juicio el próximo 7 de mayo de 2018, en el que se piden hasta 10 años de prisión, por un delito de tráfico de personas e inmigración ilegal en grado de tentativa.

La acusación contra los bomberos españoles ha despertado la indignación social de miles de personas y algunos personajes públicos, en las redes sociales se han hecho eco de la injusticia, pidiendo su absolución.


Motivos de la detención

Los acusados, fueron detenidos en enero de 2016. Aquel día recibieron un aviso sobre una lancha que se acercaba a la costa, que además, tenía una avería en el motor, y rápidamente se dispusieron a realizar su trabajo; salir al rescate y socorrer a esas personas.

Tal y como señaló en su día el abogado de los bomberos, Jaris Pétsikos, "Mis clientes no entienden las razones por las que han sido detenidos, ya que no han cometido ningún delito y lo único que han hecho es tratar de ayudar a los refugiados".

Los bomberos se encontraban en territorio heleno, integrados en el llamado "Proyecto Lesbos" dedicado al socorro y rescate de embarcaciones de refugiados que llegaban a diario a la isla, para evitar los frecuentes naufragios, y ahogamientos.

Según alega la organización, los últimos metros son los más críticos, puesto que algunos refugiados se echan al agua para alcanzar la costa, y mueren ahogados. El objetivo de la organización era evitar esa tragedia.


Llegada masiva de refugiados a las costas griegas

En las costas griegas durante el año 2015 llegaron en torno a 850.000 refugiados, que posteriormente fueron reubicados a otros países de la Unión Europea cumpliendo con los acuerdos vigentes. Sin embargo, esta cifra descendió en picado (176.000 en 2016) tras el acuerdo alcanzado entre Turquía y la Unión Europa para frenar la llegada de cientos de miles de refugiados a las costas griegas. Ambas partes, acordaron devolver a los solicitantes de asilo sirios a Turquía, considerado un país seguro. A cambio, la UE se comprometía a reasentar a un sirio en Europa por cada refugiado devuelto.

La India, con más de 20.000 violaciones en el año 2016 cuyas víctimas son niños -según la Oficina Nacional de Registro de Delitos-, es uno de los países donde más extendida está la agresión sexual contra menores.

No obstante, Prabhat Kumar, jefe de Protección Infantil de la ONG, Save The Children, en la India, denuncia que la mayoría de casos no se denuncian, las víctimas no hablan de ello.

Recientemente, varios casos de violación de menores han despertado la ira de la sociedad -especialmente un caso de secuestro, violación y asesinato de una menor de 8 años por un grupo de hombres indios, que trascendido causando manifestaciones multitudinarias en el país asiático, que acusan al gobierno de no hacer lo suficiente para terminar con esta lacra. También causó conmoción el estremecedor caso de un bebé de 8 meses

Como respuesta a estas manifestaciones, el gobierno indio acaba de aprobar la pena de muerte para condenados por violación a menores de 12 años.

Por este delito, hasta la fecha, se contemplaban penas mínimas entre 7 y 10 años de prisión y la pena máxima de cadena perpetua. A partir de este momento, las penas mínimas se elevan a 20 años de prisión, y la máxima a pena de muerte.


Agilizar los procesos judiciales por violación

Además, se estipulan medidas para agilizar los procesos judiciales en este tipo de delitos, así como para restringir la libertad condicional a los investigados. También se crean laboratorios forenses exclusivos para la investigación de casos de violación.

Este viernes, el gobierno notificó al Tribunal Supremo del país, que quería endurecer las penas por estos delitos. Y esta misma mañana del sábado, el primer Ministro Modi, ha convocado a su gabinete para aprobar la orden ejecutiva que modificará el código penal indio, y la ley que protege a los niños frente a los abusos sexuales.

El activista indio Kailash Satyarthi, -Premio Nobel de la Paz en 2014 por su lucha contra la explotación infantil-, denuncia que hay alrededor de 100.000 casos de violaciones contra menores en India, aún pendientes de resolución, por lo que solicita que se creen tribunales especiales para estos casos.
Estados Unidos coordinado con Reino Unido y Francia, ha lanzado esta pasada madrugada, un ataque contra el régimen sirio como respuesta al ataque químico llevado a cabo presuntamente por el régimen sirio el pasado sábado, en el cual se gasearon refugios civiles subterráneos y se calcula que murieron entre 50 y 75 personas. 

Según el Pentágono, en ese ataque se utilizaron agentes químicos prohibidos (gas cloro y no se descarta la utilización de gas sarín), para asesinar en masa hombres, mujeres y niños inocentes.

Como respuesta, y tal y como venía advirtiendo el presidente estadounidense durante los últimos días, esta madrugada se han lanzando en Siria (Damasco y Homs) un centenar de misiles, -entre los cuales se encontraban una mayoría de proyectiles Tomahawk-. Los objetivos del ataque han sido un centro de investigación científica y producción de armas químicas y dos instalaciones de almacenamiento de armas químicas.

Países como Alemania y Australia ya han mostrado su respaldo al ataque de los aliados occidentales contra Siria. Según el gobierno alemán, se trata de un ataque legítimo y necesario, contra el uso de armas químicas contra la población civil.

El régimen sirio denuncia el "bárbaro ataque de los occidentales". A su vez, aseguran que la ofensiva no ha mermado ni afectado su capacidad militar.

Según Rusia, que condena el ataque como una "agresión contra un estado soberano", se han interceptado 71 de los 103 misles lanzados

Estados Unidos asegura que por el momento, no hay más ataques previstos.

Ataque en Damasco. Fotografía por HASSAN AMMAR.

Estados Unidos ha presentado esta ofensiva militar como un "golpe de precisión" contra tres objetivos concretos, que según los servicios de inteligencia norteamericanos, eran centros militares de investigación, producción y almacenamiento de armas químicas.

Los presidentes de las tres potencias aliadas, aseguran que este ataque supone la ultima ratio, tras el fracaso de los esfuerzos humanitarios.

Las tres potencias están de acuerdo en que no se puede consentir el uso de armas químicas, ni siquiera en un contexto de guerra civil. Según la primera ministra Theresa May, la decisión de lanzar esta ofensiva militar contra el régimen sirio, es la correcta, "no se trata de una intromisión en una guerra civil, sino de una respuesta contra un ataque inhumano" mientras asevera, "debe quedar claro, que no se pueden utilizar armas químicas". "El objetivo de esta acción, es evitar más sufrimiento humanitario. Nos conmueve lo ocurrido el pasado sábado en Duma".

Trump advierte a Rusia, que debe decidir en qué bando está.
Pekín, con más de 21 millones de habitantes, es una de las ciudades más pobladas del mundo, a la par que contaminada. Dos problemas a los que el gobierno de la capital china, ha decidido poner freno, con políticas drásticas, que generan una importante controversia entre la sociedad china, a mayor nivel incluso, que la del hijo único.

Ya a finales del año pasado, se propuso por el gobierno de Pekín, la demolición de más de 40 millones de metros cuadrados de viviendas que consideran ilegales, forzando así a sus habitantes, a buscar mejor porvenir en otras ciudades.


La mayoría de los afectados por esta medida, son inmigrantes del propio país, provenientes de zonas rurales, que intentaban ganarse la vida en la urbe. Algunos de ellos indocumentados, según las fuentes consultadas.

Esta medida ha causado una gran indignación entre la sociedad china. Según algunas fuentes, el gobierno municipal, intenta de este modo eliminar a las clases más bajas, dejando sitio a ciudadanos con mayor estatus y poder adquisitivo.

Estas políticas según los expertos, esta medida podría afectar a la economía, ya que generará escasez de mano de obra barata y poco cualificada.

Las autoridades municipales aseguran, que aprovecharán casi la mitad del espacio ganado, para crear más zonas verdes en la ciudad.

La misma escena se vive en Shangai, una ciudad más grande incluso que Pekín, con más de 23 millones de habitantes.
Ha vuelto a ocurrir, el pasado sábado, 7 de abril de 2018, un nuevo ataque químico (con gas venenoso) en Siria, dejaba más de 50 muertos según la Sociedad Médica Sirio-Americana y el grupo de rescate de los Cascos Blancos. Otras organizaciones elevan la cifra a 150 muertos. Además, 500 personas han sufrido síntomas de asfixia.

Los testimonios afirman que familias enteras, entre ellos mujeres y niños, morían gaseadas y ahogadas en una espeluznante escena, tras el nuevo ataque químico en la ciudad de Duma, en Guta Oriental, la única zona controlada actualmente por rebeldes en la región de Damasco.

El objetivo a batir, era una zona repleta de subterraneos, que servía a los civiles desde hace meses, para esconderse de los ataques en Guta. Al ser el gas más pesado que el oxigeno, queda atrapado en los subterráneos, con letales consecuencias para quienes se encuentran dentro.

Aunque aún se desconoce la autoría del crimen, algunos equipos de emergencia, y los propios rebeldes, acusan al régimen sirio de lanzar el ataque, algo que Damasco niega. 

Según el régimen, se trata de un intento del Ejército del Islam, por obstruir el progreso del Ejército Árabe Sirio, que está progresando hasta el control total de la región de Guta Oriental. 

Rusia, por su parte, también desmiente que el régimen sirio sea autor de este crimen atroz.

Donald Trump, por el contrario, ha expresado su foribunda condena contra este ataque, anunciando que investigará la autoría del régimen sirio y tomará las medidas pertinentes, sopesando una respuesta militar contra el mismo. EEUU señala como corresponsables a Rusia e Irán.


Casi 13 millones de personas en España vive con menos de 684 euros al mes; se trata del 27,9% de la población, es decir, casi un tercio. De estos, más de un millón perciben solo 342 euros al mes. 

La apabullante cifra deja sin palabras; se trata de los nuevos pobres, personas en riesgo de exclusión social. Un 32% de estas personas trabajan, en un empleo precario que únicamente les permite sobrevivir sobrevivir.

De los trece millones, 82,1% son españoles, por un 17,9% de extranjeros (si bien, hay que tener en cuenta que la población extranjera en España es de 4,5 millones de personas, por lo que porcentualmente, los extranjeros padecen la pobreza en mayor medida que los españoles.

Este problema afecta de forma especial a los jóvenes de entre 16 y 29 años; uno de cada cuatro son pobres.

A pesar de la recuperación económica, las personas empobrecidas siguen sin levantar cabeza. El porcentae de personas en exclusión social sigue creciendo desde el año 2009, cuando se situaba en el 24,7%, frente al 27,9% actual.
Por tanto, los datos macroeconómicos que arrojan brotes verdes, no beneficia a estos nuevos pobres, cuya situación sigue enquistada.

Si bien, existe una correlación en cuanto a mayores estudios, menor riesgo de probreza, puesto que de estos trece millones, el 28,7% únicamente terminó la educación primaria, frente al 15,5% que tiene estudios superiores. Por tanto, a mayor nivel de estudios, menor riesgo de pobreza.

Según el séptimo informe sobre la pobreza de EAPN, el 22% de los pobres en España ha tenido que acudir a amigos y familiares para pedir alimentos y productos de primera necesidad. Mientras el 14% ha acudido a ONGs y organizaciones caritativas.

La vida pasa para todo el mundo, pero no para todo el mundo pasa igual.


El diario The Chicago Tribune, publicó ayer un artículo donde advertía de la creciente adicción de los niños a los vídeos pornográficos de libre acceso que pueden encontrarse en la red.

Según el diario, la primera exposición a contenidos pornográficos se produce en la edad promedio de 11 años, mientras el 94% de los niños de 14 años ya visualizan frecuentemente estos vídeos.

La alarma surge por el contenido de los vídeos, que cosifican a la mujer, muestran al hombre como un animal, y en el 88% de estas grabaciones, se contienen actos violentos contra la mujer.

La insana afición al porno no es baladí, puesto que produce graves efectos en los jóvenes, desde cansancio, pasando por la adicción y culminando con un mayor riesgo de que estos jóvenes se conviertan en futuros agresores sexuales.

Según el diario, el porno se ha propagado a una velocidad peligrosa, cuando hace años, estaba limitado a las revistas para adultos, que únicamente contenían fotografías de mujeres semidesnudas, en contraste con la actualidad, con internet lleno de vídeos con contenido sexual explícito y accesible a cualquier edad.

El diario The Chicago Tribune, recoge testimonios de niños que se levantan a media noche para mirar porno, y que pasan horas y horas abducidos por sus contenidos.

Finalmente, se aconseja a los padres que aborden este problema a una temprana edad, para evitar una mala evolución y desarrollo de sus hijos.