Según informan diversos medios de comunicación, el Gobierno español ha vuelvo a cambiar de criterio, una vez más. Tan solo una semana después de que paralizase la venta de 400 bombas de alta precisión a Arabia Saudí, por miedo a que fuesen utilizadas contra la población de Yemen, un país duramente golpeado por un conflicto armado, en el que participa Arabía Saudí.

Desde que Margarita Robles, Ministra de Defensa, anunciase que el Gobierno paralizaría la venta de las famosas 400 bombas, se levantaron protestas contra dicha decisión, por miedo de que Arabia Saudí cancelase un contrato con Navantia, astillero de San Fernando (Cádiz), por el que le encargaba 5 corbetas (buques de guerra). Si este encargo se cancelaba, se perdían multitud de empleos.

El debate causaba estupor; mantenimiento del empleo vs. venta de armas a un país que las utiliza contra seres humanos indefensos.

Al final, la presión ha podido con el Gobierno. Ha pesado más el empleo de los nuestros, que la vida de seres humanos. A fin de cuentas, Yemen queda muy lejos.

El Gobierno alega que "no ha encontrado irregularidades" en el contrato, todo sea dicho, firmado por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2015. Sin embargo, la realidad es otra, al actual Gobierno, le han podido las presiones y el perjuicio electoral si se perdían todos esos empleos.

En mi opinión, España no debería vender armas, ni tener relaciones de este tipo con un país como Arabia Saudí.

Ya nadie podrá negar que el Gobierno español vende armas. Ya nadie podrá negar que el Gobierno español es cómplice de la muerte de seres humanos.


Coberta (Buque de guerra)


El Consejo de Ministros de Marruecos aprobó la semana pasada un proyecto de Ley que instaura de nuevo el servicio militar obligatorio, para hombres y mujeres. Algo que no ocurría desde el año 2006.

Los jóvenes deberán cumplir 12 meses de servicio militar, aunque se examinará los casos de aquellos que estén estudiando, que mantengan a su familia o que tengan limitaciones físicas.

Lo llamativo del caso, es que el proyecto prevé pruebas de virginidad a las mujeres que accedan al servicio militar, y en caso de no ser vírgenes, se informará a sus familias, para que no puedan alegar que fueron forzadas sexualmente en el ejército. Se trata de una medida que ya está vigente en otros países musulmanes.

Más de 10.000 personas se han unido ya a un movimiento en la red social Facebook en contra del servicio militar obligatorio, que según alegan, es una maniobra para alejar a los jóvenes de cualquier distracción política, y procurar que sean leales al Estado, especialmente, a raíz de las protestas que surgieron desde el año 2011 sobre la situación política y económica del país. 

Fuente: La Vanguardia.


Arabía Saudí, un país regido por una monarquía absoluta islámica, lamentablemente tiene un grave problema de respeto con los derechos humanos. Se trata de graves atentados contra los derechos humanos, perpetrados por el propio régimen saudí. 


Ejecuciones y mutilaciones públicas.

A pesar de las reformas en materia de derechos humanos anunciadas por el príncipe saudí, las ejecuciones públicas en Arabia Saudí, están en el orden del día. Se trata del cuarto país del mundo en el ranking de ejecuciones por pena de muerte, tras China, Irán y Pakistán.

Durante el año 2015, el régimen saudí ejecutó a un mínimo de 158 personas. Durante el año 2016, los ejecutados fueron 150. Actualmente según la Organización Europea Saudita de Derechos Humanos (ESOHR, por sus siglas en inglés), están condenados a muerte 51 prisioneros, a la espera de su ejecución, que se encuentra en diversas etapas. Existe una falta de acceso a información clara y completa sobre estos casos.

Las ejecuciones se llevan a cabo mediante decapitaciones con espadas. Los cadáveres de los ejecutados, se exponen públicamente durante un tiempo, para dar ejemplo a la sociedad del poder punitivo del régimen saudí.



No se trata del único castigo físico que se aplica en el país. A los ladrones se les corta el brazo derecho. También existen penas consistentes en latigazos y otros maltratos físicos.


Torturas e impunidad de las autoridades que las perpetran.

Según la ONU, también existe un problema en cuanto a tratos de tortura, crueles o degradantes. Los detenidos pasan largos periodos de tiempo antes de ser asistidos por un abogado y puestos a disposición de un juez.

Los casos de tortura y malos tratos perpetrados por las autoridades, rara vez son investigados, por lo que existe un clima de impunidad. De hecho se ha detenido a personas que han denunciado estos malos tratos por parte de las autoridades, es considerado un delito de terrorismo.

Igualmente, se denuncia por la ONU, que se admiten como pruebas en los juicios, confesiones obtenidas gracias a torturas.


Presos políticos y falta de libertad de expresión.

Arabia Saudí es conocida especialmente por coartar gravemente la libertad de expresión. Supone un delito acciones como "sembrar desacuerdo", "reducir el prestigio del gobierno" o "incitar a la opinión pública".

Además, según denuncia la ONG Human Rights Watch, es considerado terrorismo cualquier acto, violento o no, que pretenda dañar la reputación el país, afectar al orden público o alterar la seguridad de la sociedad.

Preocupa especialmente el caso de Esra al-Ghamgam, activista pro derechos humanos, lleva tres años detenida por manifestarse pacíficamente en favor de la democracia y los derechos humanos. Algunos medios sin citar fuentes fiables, han aseverado que fue ejecutada el 19 de agosto, tras una petición de la Fiscalía saudí. Sin embargo, otros medios desmienten la noticia indicando que se encuentra a espera de juicio el próximo 28 de octubre. En cualquier caso, resulta complicado encontrar información fiable sobre este caso.


Discriminación contra las mujeres.


Arabía Saudita no es país para mujeres. De hecho, es uno de los peores países del mundo para ser mujer. El país aplica la conocida Ley Sharia, un código islámico de conducta, que es de aplicación en diversos países musulmanes, y que limita gravemente el derecho de las mujeres.

En Arabia Saudí se exige que exista determinada distancia física entre hombres y mujeres no relacionados, lo cual impide el acceso de las mujeres a algunos servicios públicos. Por ejemplo, una mujer tiene difícil acceso a los bancos. El contacto con los varones debe ser mínimo. En las tiendas de ropa, no hay probadores para mujeres.

Además, los únicos que pueden solicitar el divorcio son los hombres. Está vetado para las mujeres.

No fue hasta junio de 2018, cuando la Dirección de Tráfico saudí empezó a expedir licencias para conducir para mujeres. Hasta la fecha lo tenían prohibido.

Hasta febrero de 2018, las mujeres necesitaban autorización del varón para abrir sus propios negocios y trabajar. Además, en el ámbito laboral no existen normas contra el acoso sexual o la discriminación por razón de sexo.

La homosexualidad está castigada con penas físicas, o incluso pena de muerte.


José Mujica, ex presidente de Uruguay (2010-2015), ha renunciado hoy a su cargo de Senador alegando cansancio "de un largo viaje"

El ex Presidente asegura que la renuncia es voluntaria.

El 6 de agosto, en una entrevista a Efe, Mujica confesaba “Veo que tengo 83 años y me voy acercando a la muerte. Quiero tomarme licencia antes de morirme, sencillamente, porque estoy viejo. Hay un tiempo para venir y otro para irse y así como se caen las hojas de los árboles también nos caemos nosotros. La vida continúa, no es tan importante”.


 Además, el político dijo que, mientras su mente funcione, no renunciará a “la solidaridad y la lucha de ideas”

José Mujica ha optado por acogerse a la jubilación, y no reclamar el subsidio que pudiese corresponderle como ex Presidente y Senador de Uruguay, tal y como puede observarse en la carta adjunta a continuación.



Sudán del Sur es un estado nuevo en el continente africano. Se independizó de Sudán en el año 2011, tras años de guerra, esperanzados por un nuevo porvenir (se trata de un país rico en petróleo).

Sin embargo, en el año 2013 estalló otro conflicto armado en Sudán del Sur, que ha matado ya unas 300.000 personas, y ha obligado a 4 millones de habitantes a desplazarse forzosamente, (un cuarto de la población que conforman 12 millones de habitantes).


Un país dividido por etnias, cada una con su propia guerrilla.

Actualmente el país está dividido por regiones que controlan pluralidad de milicias pertenecientes a las 35 etnias distintas que lo conforman.

Prácticamente cada etnia controla una región, y tiene su propio brazo armado. Mientras, el control Gobierno de Sudán del Sur, se reduce a unas pocas poblaciones. 

Son como 35 países distintos, no existe una identidad nacional, cada etnia reconoce únicamente su propia autoridad, e ignora a las demás. Hablan su propia lengua, y desconocen las lenguas de otras etnias.


Obligados a matar a sus propios padres.

Las decenas de guerrillas que controlan el país reclutan niños soldados.  Se estima que en Sudán del Sur hay cerca de 19.000 niños soldado.

En algunas zonas, la presencia de niños soldado está normalizada. En algunas regiones como Yambio, el 60% de los niños ha sido reclutado por las milicias. La mayoría de niños reclutados tiene entre 14 y 17 años, aunque también los hay más jóvenes.

Algunos llegan obligados (normalmente secuestrados), otros se inscriben voluntariamente, por ser su único modo de supervivencia. No en pocas ocasiones, las milicias matan a sus familiares, de modo que los niños quedan huérfanos, y se ven abocados a formar parte de la milicia para sobrevivir. En ocasiones, la propia milicia les obliga a matar a sus propios padres y hermanos, como una forma de adoctrinarlos y anularlos moralmente. En otras ocasiones, les obligan a presenciar su ejecución.





Los niños soldado son enviados a misiones, para atacar poblaciones o vehículos, en busca de dinero o comida, en un país extremadamente pobre, donde más del 90% de la población sobrevive con menos de un dolar al día.

Estos niños son educados violentamente, para atacar y saquear aldeas, así como secuestrar, violar y matar a sus habitantes. Fuman drogas y beben alcohol para inhibirse emocionalmente. Si desobedecen o se equivocan, reciben una paliza o son asesinados en presencia de sus compañeros. Por lo que se limitan a obedecer.


Rescatados.

Algunos de estos niños han sido rescatados, y han recuperado su vida. El gobierno sudanés, en colaboración con UNICEF, ha conseguido liberar este año cerca de 600 niños soldado, a los que espera, se sumen otros 400. Tras su liberación, celebran las llamadas ceremonias de desmovilización, en las cuales, en un acto público, los niños, armados y vestidos de guerrilleros, dejan sus armas y recogen material escolar, como representación de su regreso a una vida normal

.Hoy en día, muchos de los niños rescatados, están traumatizados, sufren ansiedad, depresión, estrés postraumáticos y flashbacks. Un 85% del total de niños soldado tiene secuelas, un 15% sufre patologías psicológicas, y un 5% tiene trastornos psicológicos graves.




Acuerdo de paz.

Actualmente, el gobierno sudanés está en vías de negociación de un acuerdo de paz para poner fin a los casi cinco años de guerra, con las principales milicias del país. Uno de los principales términos del acuerdo, es la integración de cinco vicepresidentes en el Gobierno sudanés, uno de los cuales sería el principal líder rebelde, Riek Machar.

Este acuerdo de paz, previsto para firmarse hace tan solo unas semanas, ha sido pospuesto por parte del gobierno sudanés, que ha declarado no estar preparado para firmarlo, pues precisa proponer algunas modificaciones.
El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) denuncia en twitter un atentado esta mañana contra un autobús que transportaba niños, y tras el cual, han recibido, al menos 29 cuerpos de niños muertos, todos ellos menores de 15 años, y 48 personas heridas, de las cuales, unos 30 son niños.

El atentado ha tenido lugar en Sa'ada (Yemen), una zona controlada por rebeldes hutíes, contra un autobús que transportaba niños a un mercado de Dahyan.

La televisión controlada por los rebeldes hutíes, Al-Massirah, afirma que 39 personas han muerto y 51 han resultado heridas, la mayoría de ellos, niños. Según la televisión, el ataque aéreo ha sido protagonizado por la coalición árabe que opera en Yemen en apoyo a las fuerzas gubernamentales.

Se sospecha que este ataque pueda ser una represalia, por un misil lanzado anoche por rebeldes hutíes, en la zona de Yazán, que ocasionó 1 muerto y al menos 11 heridos. Dicho misil fue interceptado por defensas antiaéreas, pero aún así, los fragmentos que cayeron en la zona, ocasionaron la muerte de un yemení e hiriendo a otros once.

Yemen lleva más de 3 años en una guerra que enfrenta a los rebeldes hutíes (con el apoyo de Irán) y a las fuerzas gubernamentales (con el apoyo de una coalición árabe liderada por Arabia Saudita). Esta guerra ha provocado más de 10.000 muertos y una de las peores hambrunas de la era moderna.

Las fuerzas gubernamentales, afirman que Irán sigue suministrando misiles a los rebeldes hutíes.


Pakistán ha estado inmerso durante la última semana en un proceso electoral, que sin embargo, se ha cobrado un alto número de vidas humanas.

Ayer miércoles 25 de julio de 2018, un ataque suicida se saldaba con al menos a 31 muertos en la ciudad occidental de Quetta, cerca de un centro electoral mientras los ciudadanos pakistaníes votaban en las elecciones enfrentan al héroe nacional del críquet Imran Khan contra el partido del encarcelado ex primer ministro Nawaz Sharif.

De este proceso electoral, ha salido vencedor el popular ex jugador de criquet, Imran Khan.

El Estado Islámico ha reivindicado el atentado.


Este ataque, ha empañado unas elecciones, en las que han tenido lugar otros muchos atentados, entre ellos uno de los más sangrientos en la historia de Pakistán, en el que 128 personas perdieron la vida en un ataque suicida durante un mitin electoral el pasado día 13 de julio también en Baluchistán.

Este último atentado, también fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico.