Bomberos españoles juzgados en Grecia por salvar vidas

/
0 Comentarios
Bomberos procedentes de Sevilla, voluntarios en la organización Proem Aid, dentro del "Proyecto Lesbos", dedicado a socorrer y rescatar refugiados que intentaban alcanzar costas griegas en patera en la isla de Lesbos, fueron detenidos por autoridades helenas mientras ejercían labores de rescate, cumpliendo su cometido; salvar vidas.

Julio Latorre, José Enrique y Manuel Blanco, son los nombres de los tres bomberos acusados, que se enfrentarán a un juicio el próximo 7 de mayo de 2018, en el que se piden hasta 10 años de prisión, por un delito de tráfico de personas e inmigración ilegal en grado de tentativa.

La acusación contra los bomberos españoles ha despertado la indignación social de miles de personas y algunos personajes públicos, en las redes sociales se han hecho eco de la injusticia, pidiendo su absolución.


Motivos de la detención

Los acusados, fueron detenidos en enero de 2016. Aquel día recibieron un aviso sobre una lancha que se acercaba a la costa, que además, tenía una avería en el motor, y rápidamente se dispusieron a realizar su trabajo; salir al rescate y socorrer a esas personas.

Tal y como señaló en su día el abogado de los bomberos, Jaris Pétsikos, "Mis clientes no entienden las razones por las que han sido detenidos, ya que no han cometido ningún delito y lo único que han hecho es tratar de ayudar a los refugiados".

Los bomberos se encontraban en territorio heleno, integrados en el llamado "Proyecto Lesbos" dedicado al socorro y rescate de embarcaciones de refugiados que llegaban a diario a la isla, para evitar los frecuentes naufragios, y ahogamientos.

Según alega la organización, los últimos metros son los más críticos, puesto que algunos refugiados se echan al agua para alcanzar la costa, y mueren ahogados. El objetivo de la organización era evitar esa tragedia.


Llegada masiva de refugiados a las costas griegas

En las costas griegas durante el año 2015 llegaron en torno a 850.000 refugiados, que posteriormente fueron reubicados a otros países de la Unión Europea cumpliendo con los acuerdos vigentes. Sin embargo, esta cifra descendió en picado (176.000 en 2016) tras el acuerdo alcanzado entre Turquía y la Unión Europa para frenar la llegada de cientos de miles de refugiados a las costas griegas. Ambas partes, acordaron devolver a los solicitantes de asilo sirios a Turquía, considerado un país seguro. A cambio, la UE se comprometía a reasentar a un sirio en Europa por cada refugiado devuelto.



Tal vez te gustaría leer

No hay comentarios: