Mostrando entradas con la etiqueta Oriente Próximo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Oriente Próximo. Mostrar todas las entradas
El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) denuncia en twitter un atentado esta mañana contra un autobús que transportaba niños, y tras el cual, han recibido, al menos 29 cuerpos de niños muertos, todos ellos menores de 15 años, y 48 personas heridas, de las cuales, unos 30 son niños.

El atentado ha tenido lugar en Sa'ada (Yemen), una zona controlada por rebeldes hutíes, contra un autobús que transportaba niños a un mercado de Dahyan.

La televisión controlada por los rebeldes hutíes, Al-Massirah, afirma que 39 personas han muerto y 51 han resultado heridas, la mayoría de ellos, niños. Según la televisión, el ataque aéreo ha sido protagonizado por la coalición árabe que opera en Yemen en apoyo a las fuerzas gubernamentales.

Se sospecha que este ataque pueda ser una represalia, por un misil lanzado anoche por rebeldes hutíes, en la zona de Yazán, que ocasionó 1 muerto y al menos 11 heridos. Dicho misil fue interceptado por defensas antiaéreas, pero aún así, los fragmentos que cayeron en la zona, ocasionaron la muerte de un yemení e hiriendo a otros once.

Yemen lleva más de 3 años en una guerra que enfrenta a los rebeldes hutíes (con el apoyo de Irán) y a las fuerzas gubernamentales (con el apoyo de una coalición árabe liderada por Arabia Saudita). Esta guerra ha provocado más de 10.000 muertos y una de las peores hambrunas de la era moderna.

Las fuerzas gubernamentales, afirman que Irán sigue suministrando misiles a los rebeldes hutíes.


Estados Unidos coordinado con Reino Unido y Francia, ha lanzado esta pasada madrugada, un ataque contra el régimen sirio como respuesta al ataque químico llevado a cabo presuntamente por el régimen sirio el pasado sábado, en el cual se gasearon refugios civiles subterráneos y se calcula que murieron entre 50 y 75 personas. 

Según el Pentágono, en ese ataque se utilizaron agentes químicos prohibidos (gas cloro y no se descarta la utilización de gas sarín), para asesinar en masa hombres, mujeres y niños inocentes.

Como respuesta, y tal y como venía advirtiendo el presidente estadounidense durante los últimos días, esta madrugada se han lanzando en Siria (Damasco y Homs) un centenar de misiles, -entre los cuales se encontraban una mayoría de proyectiles Tomahawk-. Los objetivos del ataque han sido un centro de investigación científica y producción de armas químicas y dos instalaciones de almacenamiento de armas químicas.

Países como Alemania y Australia ya han mostrado su respaldo al ataque de los aliados occidentales contra Siria. Según el gobierno alemán, se trata de un ataque legítimo y necesario, contra el uso de armas químicas contra la población civil.

El régimen sirio denuncia el "bárbaro ataque de los occidentales". A su vez, aseguran que la ofensiva no ha mermado ni afectado su capacidad militar.

Según Rusia, que condena el ataque como una "agresión contra un estado soberano", se han interceptado 71 de los 103 misles lanzados

Estados Unidos asegura que por el momento, no hay más ataques previstos.

Ataque en Damasco. Fotografía por HASSAN AMMAR.

Estados Unidos ha presentado esta ofensiva militar como un "golpe de precisión" contra tres objetivos concretos, que según los servicios de inteligencia norteamericanos, eran centros militares de investigación, producción y almacenamiento de armas químicas.

Los presidentes de las tres potencias aliadas, aseguran que este ataque supone la ultima ratio, tras el fracaso de los esfuerzos humanitarios.

Las tres potencias están de acuerdo en que no se puede consentir el uso de armas químicas, ni siquiera en un contexto de guerra civil. Según la primera ministra Theresa May, la decisión de lanzar esta ofensiva militar contra el régimen sirio, es la correcta, "no se trata de una intromisión en una guerra civil, sino de una respuesta contra un ataque inhumano" mientras asevera, "debe quedar claro, que no se pueden utilizar armas químicas". "El objetivo de esta acción, es evitar más sufrimiento humanitario. Nos conmueve lo ocurrido el pasado sábado en Duma".

Trump advierte a Rusia, que debe decidir en qué bando está.
Ha vuelto a ocurrir, el pasado sábado, 7 de abril de 2018, un nuevo ataque químico (con gas venenoso) en Siria, dejaba más de 50 muertos según la Sociedad Médica Sirio-Americana y el grupo de rescate de los Cascos Blancos. Otras organizaciones elevan la cifra a 150 muertos. Además, 500 personas han sufrido síntomas de asfixia.

Los testimonios afirman que familias enteras, entre ellos mujeres y niños, morían gaseadas y ahogadas en una espeluznante escena, tras el nuevo ataque químico en la ciudad de Duma, en Guta Oriental, la única zona controlada actualmente por rebeldes en la región de Damasco.

El objetivo a batir, era una zona repleta de subterraneos, que servía a los civiles desde hace meses, para esconderse de los ataques en Guta. Al ser el gas más pesado que el oxigeno, queda atrapado en los subterráneos, con letales consecuencias para quienes se encuentran dentro.

Aunque aún se desconoce la autoría del crimen, algunos equipos de emergencia, y los propios rebeldes, acusan al régimen sirio de lanzar el ataque, algo que Damasco niega. 

Según el régimen, se trata de un intento del Ejército del Islam, por obstruir el progreso del Ejército Árabe Sirio, que está progresando hasta el control total de la región de Guta Oriental. 

Rusia, por su parte, también desmiente que el régimen sirio sea autor de este crimen atroz.

Donald Trump, por el contrario, ha expresado su foribunda condena contra este ataque, anunciando que investigará la autoría del régimen sirio y tomará las medidas pertinentes, sopesando una respuesta militar contra el mismo. EEUU señala como corresponsables a Rusia e Irán.




El Consejo de Seguridad de Naciones Unidad, por unanimidad, aprobó un alto el fuego el pasado 24 de febrero de 2018 durante 30 días.

Dimanante de lo anterior, el Centro Ruso de Reconciliación, en coordinación con las autoridades sirias, establecieron una tregua de 5 horas diarias en el enclave rebelde de Ghouta Oriental. 

Para hacerla efectiva, se abrieron corredores humanitarios, para poder entregar ayudas, y evacuar civiles y heridos. También se preparó un centro de acogida temporal, en las cercanías de Damasco.

Sin embargo, a pesar de que la tregua entraba en vigor este 27 de febrero de 2018, los grupos armados se muestran reacios a respetar dicha tregua, y se acusan mutuamente de violarla.

El régimen sirio asegura que grupos rebeldes han lanzado cohetes contra los corredores humanitarios.

Por su parte, Rami Abdel Rahman, Director del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), asegura que "El régimen sirio (de Bashar Al Assad) lanzó desde las 09:00am un total de nueve ataques, incluyendo seis obuses de artillería, dos barriles de explosivos y un ataque aéreo".

Finalmente, Naciones Unidas asegura que continúan los ataques, lo que hace imposible enviar ayuda humanitaria.

Se asegura que al menos 1 niño ha muerto, y 16 personas han resultado heridas durante el último ataque.

En los últimos 10 días, desde el 18 de febrero, han muerto 560 personas durante los bombardeos.

Hay acusaciones sobre el uso de armas químicas contra la población civil, que se saldaron con 14 casos de asfixia. Un médico afirmó sospechar de un ataque con gas de cloro.

Los ataques aéreos tienen sitiados a 400 civiles.